jueves, 6 de junio de 2013

MULATA DE CORDOBA - Opera Mexicana - VIDEO 1995 - Rolando Villazon - Grace Echauri - Orq. Teatro Bellas Artes de Mexico - Dir. Gil Ordoñez

version de Rolando Villazon 1995

Enlaces de representación de 1995 en que Gil Ordoñez dirige a la Orquesta del Teatro de Bellas Artes de Méjico y cantan Grace Echauri (ms) como Soledad, Rolando Villazón (t) como Anselmo, Gabriel Mijares (bar) como Aurelio, Stefano de Peppo (b) como Inquisidor y Arturo López Castillo (t) como primer enamorado.

DESCARGAR AQUI


SOY ALIMON

    La mulata de Córdoba es un ópera en un acto y tres cuadros escrita por el compositor Jose Pablo Moncayo (1912-1958), sobre un libreto preparado por Xavier Villaurrutia (1903-1950) y Agustín Lazo (1896-1971), todos ellos mexicanos. El estreno tuvo lugar en el Teatro de Bellas Artes de la Ciudad de México, el 28 de octubre de 1948, con la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la dirección del compositor. El rol principal fue interpretado por la célebre mezzosoprano mexicana Oralia Domínguez.



    El argumento nos remite a una vieja leyenda veracruzana. Se dice que hacia la época de la colonia, en la población de Córdoba, llegó una mujer de procedencia desconocida. Era de piel muy morena y cabello ensortijado; el tiempo parecía no hacer mella en su físico y, aunque sumamente hermosa, era imposible determinar su edad. Trabajaba incansablemente, pero ante la evidente ausencia de familiares todos se preguntaban por qué lo hacía. Con nadie estableció amistad y a poca gente dirigía la palabra. De tanto verle sola, la gente comenzó a llamarle Soledad.

    Conocida también como "La mulata de Córdoba", esta mujer era de porte altivo y carácter orgulloso. Una mujer así, pese a la discriminación, no dejaba de llamar la atención de los aldeanos varones y un encuentro con varios de ellos deriva en un asesinato por celos.

    Hacia el segundo cuadro, ubicamos a esta mujer en las cercanías de la Plaza de Santo Domingo, en la Ciudad de México. La gente se pregunta lo mismo en torno de su enigmática personalidad, pronto aparece uno de los hombres que le conocieron en Córdoba y éste asegura que ella es responsable de un asesinato. La Mulata solicita auxilio, pero el Santo Oficio toma su caso y le somete a juicio.

    En el tercer cuadro, el Inquisidor preside el juicio pero cada palabra de la Mulata arroja sospechas sobre ella. Se supone que es hechicera, que es asesina encubierta o delincuente común. Menciona una presencia que siempre le acompaña pero de la cual no debe mencionar el nombre siquiera. Un fraile le solicita que escriba el nombre en la pared con una tiza, ella parece obedecer pero dibuja una carabela cuyas líneas se incendian de inmediato. Acto seguido, la Mulata desaparece esfumándose en la atmósfera, ante el estupor de todos.


Como véreis, la obra está basada en el prototipo de la mujer independiente, salvaje y peligrosa, a la que ningún hombre llega a someter. Por lo tanto, una bruja, según la sociedad de la época. Pero a diferencia de la mayoría de los argumentos operísticos, el fin no llega con la muerte o el sometimiento de la protagonista, sino con su partida hacia un lugar indefinido, pero tan fuerte y poderosa como llegó.

La obra llegó a representarse en el Liceu de Barcelona en el año 1966, concretamente se estrenó el 1 de enero, con Plácido Domingo en el papel de Anselmo, el mismo que interpreta Rolando, justo treinta años después. (FUENTE: EL BLOG VILLAZONISTA)

VER AQUI LA LEYENDA DE LA MULATA DE CORDOBA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...